Amanecé totalmente CELESTE

En épocas donde el fervor mundialista nos exalta en varios momentos al día, la decoración no puede estar ajena a lo que se vive en la calle, en el trabajo, donde te reunís con amigos o donde sea que vayas a cenar..  y de diferentes formas ¡también se cuela en nuestra casa! Te proponemos ideas para hacerlo con criterio estético y de acuerdo a las virtudes que el celeste aporta como tonalidad. En particular, Uruguay será celeste unos cuantos días, si justo estabas con ganas de que algún elemento decorativo te cambie la vida ¿porqué no darle la oportunidad a un color que, aunque pase medio desapercibido, dice mucho, nos habla de serenidad y también de simplicidad. Resulta ser bastante combinable con otros tonos, o le va muy bien el protagonismo si solamente nos centramos en él. A continuación te damos algunos tips para que con el mismo espíritu que alentás a La Celeste, compruebes las inimaginables opciones que este color puede brindarte a través de la decoración de tus espacios.

Casi MONOCROMÁTICO

¡Celeste soy yo! Olvidémonos del tradicional uso del celeste en los dormitorios de bebés (varones), esto ya pasó al olvido. Cambiemos el chip y apostemos a componer espacios donde sus elementos en este color aporten un toque importante: en la pared (puede ser solo una), el sillón, la alfombra, el vestidor, una butaca, el cabecero de la cama o incluso la estructura de la antigua mesa de la cocina. Sin miedo, con el celeste conseguirás una mezcla sorprendente pero que funciona, sea con mobiliario modero o de épocas pasadas, pues sucede que pareciera hoy hay que tener un poco de todo. El celeste es un color que mientras más oscuro aparezca puede tornarse más profundo en cuanto a su presencia en el ambiente, por ejemplo, para conseguir definición y carácter en espacios con paredes altas. Sin embargo, los tonos que más tienden al pastel otorgan una claridad y amplitud únicas. Otro aspecto del celeste es que rejuvenece el ambiente ¿estás de acuerdo? Hoy los colores cotizan cuando nos animamos a ellos, y sobre todo si manejamos una opción monocromática, o sea, apostar a incluirlo en varios elementos, sean superficies, mobiliario y accesorios a la vez, pues siempre contamos con el indiscutible recurso del blanco y la calidez del beige, y con esto matizar para obtener estancias súper frescas y luminosas. 

COMBINADO con otros tonos

Una de las grandes ventajas del celeste es que puede combinarse con un montón de colores. Eso sí, hay algunas tonalidades que le favorecen más que otras. Por ejemplo, añadir pinceladas en tonos más alegres para que la habitación en cuestión no resulte aburrida o demasiado fría es una alternativa. Sin embargo, combinado con amarillos o rosas, lograrás estancias delicadas y con ese dejo romántico de la paleta pastel, esta sensación es siempre muy agradable e invita a momentos relajantes. Sin embargo, si te tienta el celeste para decorar habitaciones infantiles y juveniles, lo mejor es que también incorpores tonos vivos como el verde, el lila o el naranja, tonos que a los más chicos identifica con su espontaneidad.

COMPARTIENDO escena con sus pares

 

Claro está que el celeste con cualquier otro tono de su paleta se lleva muy bien, porque no lo invaden, sino por el contrario, le aportan una gran gama de brillos, luces y sombras, donde el secreto está en sacar partido del propio contraste. Ejemplo de esto es hacerlo compartir escena con el azul, el turquesa, o diferentes  tonalidades de gris, incluso el negro es ideal para componer detalles y no por esto “oscurece” el ambiente. Estos tonos subidos, le dan más carácter que la combinación con el blanco, pues el impacto es increíble, un tanto escénico si se quiere, donde la virtud de la neutralidad sirve de telón de fondo ante lo que sucede con el resto. Los turquesas y azules juegan a la perfección. Y si el objetivo es  lograr espacios modernos y elegantes, nada como mezclarlo con gris y negro. En este caso, el color pasa a ser un poderoso elemento decorativo que define personalidad en casa en función a nuestra propia personalidad.

¡Muchas combinaciones son válidas! La Carta de Colores de Inca y su herramienta Visualizer son buenas opciones para seleccionar el celeste que mejor te va, con cual otro color combinarlo e imaginarlo donde. El color nos ayuda a encontrar lo que nos falta, y si no falta nada, el color nos acompaña en la tarea de armonizar. Por ejemplo, si lo vemos desde el lado de la conectividad con nuestras emociones, la tonalidad que va desde el celeste al azul cielo expresa honestidad, integridad, claridad en la comunicación y sinceridad. Si habitamos un espacio con estas características es posible que mejore la comunicación, pudiendo interpretar que hablar claro no es discutir: dado que el color celeste aporta serenidad, se hablara de esa manera.  Se relaciona con el chakra de la garganta, de allí, la relación con la expresión personal, y por ende en espacios donde compartimos con otras personas. También se dice que favorece la concentración, por lo que resulta apropiado para zonas de estudio y oficinas, sea en nuestro hogar o un espacio laboral.

¡Date el gusto decorando con el color que representa nuestra Selección Uruguaya!

No Comments Yet

Comments are closed

Seguinos en nuestras redes!


+598 9834 3636
doblealturadeco@gmail.com
Montevideo – Uruguay