ANCLADA a un acantilado

Fotos Diego OPAZO

Una casa en un acantilado de Alicante yace serena, pura, casi integrada a la geografía, pero a su vez despegada del terreno que la alberga. Un sueño cumplido para sus dueños en una parcela tan empinada que hacía parecer casi imposible su ubicación y construcción.

Ubicada en Calpe, zona de característicos acantilados de la ciudad portuaria de Alicante, ALT House significó un gran desafío para el Estudio Fran Silvestre Arquitectos. No solo desde la decisión del sistema estructural, sino por la apuesta a una vivienda particular con las características de una pieza de arte, por su propia volumetría blanca que la concibe como objeto totalmente irrepetible en el paisaje, de una sobria y definida formalidad geométrica. “Nos gusta esa cualidad de la arquitectura de hacer posible el construir una casa en el aire; caminar sobre el agua. Un solar abrupto que mira al mar, lo mejor no hacer nada, apetece quedarse. Allí se engarza una pieza que respeta el perfil natural del terreno. Arriba, la sombra, la casa, mirando serenamente hacia el mar Mediterráneo”, así se refiere el arquitecto Fran Silvestre a este proyecto que integró junto a los arquitectos María José Sáenz y José V. Miguel.

Calas y cuevas mediterráneas

La localización exacta se denomina Toix Mascarat. El morro de Toix es un cabo de la costa mediterránea de la Comunidad Valenciana ubicado entre las localidades de Calpe (Marina Alta) y Altea (Marina Baixa): la terminación en el mar de la sierra de Bèrnia. Sus acantilados, ubicados a 200 metros sobre el nivel del mar, suponen un sector de costa alta, con calas pedregosas y cuevas de erosión batidas por el oleaje incesante. Según el Plan General de Ordenación Urbana de Calpe, es un espacio no urbanizable de especial protección, aunque la vertiente que da a la bahía es mayoritariamente suelo urbano, y es, justamente aquí donde se emplaza la casa. 

A pesar de tratarse de un terreno de casi 1000 metros cuadrados y con una abrupta pendiente, los propietarios expresaron desde el comienzo la voluntad de desarrollar la vivienda en una sola planta, por lo cual se optó por una estructura tridimensional de pantallas y losas de hormigón armado. Esta solución se adaptó de forma perfecta a la topografía y cumplió el objetivo de realizar el mínimo movimiento de tierras posible, a los efectos de no interferir demasiado con el perfil original del solar. En la cota de acceso desde la calle se ubica esta estructura monolítica anclada a la roca en una plataforma horizontal.

Desde la concepción del proyecto que abarca 242 metros cuadrados construidos, se necesitó de una comprometida estrategia de cálculos de fuerzas, hacia y desde la pendiente, que estuvo a cargo del equipo Estructuras Singulares UPV, de la Universidad Politécnica de Valencia, quienes realizaron el correspondiente asesoramiento técnico. “Una única planta en un acantilado solo era posible generando un esquema de dos libros de tapa dura que se abriesen. Pones primero uno en forma de L y luego otro encima. De esta manera evitas los movimientos de tierra. Lo normal es levantar un muro y rellenarlo hasta crear una superficie plana, lo cual, por cierto, sale más caro. Se hace así por inercia cultural y porque los programas hasta ahora solo calculaban estructuras convencionales; es decir, el problema era de diseño”, explica Silvestre.

Nos gusta esa cualidad de la arquitectura de hacer posible el
construir una casa en el aire; caminar sobre el agua.

Mobiliario exterior: sofá modular y mesa modelo Flat, sillas Clip, luminarias exteriores y corta vientos de Gandía Blasco.


La zona de la piscina se encuentra a una cota inferior, en una zona plana existente en el solar. La estructura de hormigón se aísla térmicamente por el exterior con un estuco de cal liso, flexible y blanco como acabado. El resto de materiales, paredes, pavimentos y grava de la cubierta, mantienen el mismo color enfatizando el carácter unitario.”Bajo el sol, la piscina nos acerca el mar, una cala tranquila. En el punto de inflexión, la escalera propone un recorrido sugerente, un jardín en el sótano…”, reflexiona el arquitecto.

El interiorismo fue abordado por el diseñador Alfaro Hofmann, socio director del estudio, y quien tiene a cargo esta área en particular, cuyo análisis comienza en paralelo a la etapa inicial del proyecto. En completa sinergia con la espacialidad lograda por el diseño arquitectónico, donde las aberturas al exterior van de muro a muro y de piso a techo; o desde las propias mesadas en los casos de la cocina y los baños, las visuales son más que suficientes para simular grandiosos cuadros que reflejan el agrietado paisaje rocoso en medio de la vegetación, o el intenso azul del mar. En base a estas texturas y paletas, Hofmann definió en el mobiliario un minimalismo conciso que vincula las superficies con las circulaciones. Incluyó muebles y accesorios de diseño, sin redundancias, solo lo necesario, ya que nada parece indicar que el entorno deba quedar en segundo plano. Asociado al sector del open-cook, un mismo espacio nuclea el estar y el comedor, definiendo un tono casi monocromático para el mobiliario. En el dormitorio principal, la cama-respaldo realizada a medida como una sola pieza, destaca la veta de la madera, tono sutil que despega apenas de la neutralidad del resto de las superficies.

Los acabados, revestimientos, pavimentos, sanitarios, grifería y equipamiento de cocina fueron suministrados por Porcelanosa. En el liiving lámpara de estudio modelo Minikelvin Led, en el dormitorio lámpara de apoyo modelo Tab, ambas son Luminarias Flos. Mesa comedor modelo Neta y sillas de comedor modelo Trazo, de Dynamobel. Sofá modelo Definy, de Grassoler.

Un solar abrupto que mira al
mar, lo mejor no hacer nada, apetece
quedarse

Fran Silvestre Arquitectos es un estudio de arquitectura y diseño con sede en Valencia, España. Está formado por un grupo multidisciplinario de profesionales que realiza proyectos residenciales, culturales, corporativos o públicos a nivel internacional con clientes en Europa, EEUU o Rusia. A lo largo de su trayectoria ha recibido galardones y reconocimientos como el Premio MHK en Berlín en 2009, el Premio de Diseño Red Dot Design Award en 2013, el NYCxDESIGN Awards 2016 en Nueva York, el German Design Award 2016 o el Primer Premio en la Categoría de Producto en la XIII Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo en 2016, entre otros. El enfoque de los proyectos surge de un doble compromiso: la voluntad de dar una respuesta técnica a un contexto concreto y el deseo de buscar la belleza a través de la obra construida, persiguiendo la satisfacción de todos los que participan activamente en su desarrollo. En especial, satisfacer a los usuarios, pero también a colaboradores, constructores y proyectistas.

No Comments Yet

Comments are closed

Seguinos en nuestras redes!


+598 9834 3636
doblealturadeco@gmail.com
Montevideo – Uruguay