Las 12 claves #HYGGE

¿Conoces el estilo que hace a los daneses sentirse completamente felices en sus hogares? Es algo más que una estética en la decoración de la casa, es un estilo de vida que los daneses han desarrollado bajo la necesidad de pasar ratos agradables en los duros inviernos. Habría muchas más características que lo definen ya que el concepto Hygge parte de una forma de sentirse, y la elocuencia del diseño danés no ha hecho más que desarrollar un mundo en la máxima zona de confort, alejado de las poses, la producción y la planificación, más bien lo casual, lo imprevisto y cozy. Solo nos centramos en lo que tiene que ver con la ambientación de los espacios. Si bien no existe una traducción textual al español (pronunciese hu-ga) se vincula directamente con el concepto de “bienestar”, y para eso el carácter home juega un rol que atañe de cerca al área del diseño. Todo ronda los materiales que mantienen su naturaleza. A pesar de que Patrick Kingsley, autor del libro de viajes “How to be danish” (Como ser danés), afirma que el Hygge es una idea tan arraigada en el sentido de unión de los daneses, que para los extranjeros es muy difícil comprender su importancia histórica y social. No obstante desde nuestras casas, no solo el tipo de mobiliario que se elija, sino también como se lo acompaña y “sostiene” para crear el entorno (iluminación, sabor y sonido además del planteo decorativo).

1 Colores CÁLIDOS en PEQUEÑOS espacios. La paleta es calma, transmite sosiego, gran aliado del “slow design” que ve su mejor representación en los espacios de pequeñas dimensiones que logran contener.

2 TEXTURAS suaves. Los textiles “fríos” no tienen cabida, sino que la lana, la vicuña, el pelo, la felpa, el cuero,  envuelven todo, generando más intimidad en ciertos sectores de los espacios.

3 FUEGO rugiente. Por estas latitudes sabemos bien lo del folcklore de la estufa, el encuentro, el encendido, la espera, todo se sucede sobre una alfombra súper peluda, de la que se hunden los dedos.

4 Muchas VELAS. La luz de la vela no es la característica, sino el conjunto de ellas, ya que dan esa sensación de penumbra relajante, que lleva indefectiblemente a la necesidad del reposo. Se pueden colocar juntas sobre libros, recipientes de vidrio o platos de cerámica.

5 RINCÓN de lectura. Puede no ser siempre el mismo, con un acogedor cobertor será donde lo decidas.

6 HUNDIRTE en el sillón. Esa sensación de descanso prolongado en el sillón del living o el estar, donde sea, pero conectada con el momento de relax.

7 Aprovechar al máximo el SOL. En estos meses de invierno permitir al sol que nos invada, preparar el almuerzo al aire libre con un menú casero, las flores silvestres y la vajilla de cerámica (si es de racu y la terminación artesanal ¡mejor!)

8 Todo al NATURAL, a la vista. Permitido que en la luminaria la lámpara quede a la vista o que el despojador esté un poco desordenado, descontracturarse sin visitar el desorden está bien.


9 Abrigo en tu PLACARD. En invierno, no hay cómo elegir la mejor combinación de ropa y accesorios para abrigarte. Tener tus cajones y estantes organizados te facilita a la hora de salir.   


10 Ropa de cama muy CONFORTABLE. Lejos de la cama perfectamente tendida, es aquella capa sobre capa, muchos almohadones, mullidos edredones, algodones, linos y mantas tejidas.

11 Volver a lo RÚSTICO. Sí, porque la textura aquí importa, y mantener del material la veta y terminación nos acerca a lo no procesado, al veteado y texturado natural.

12 Una tina en tu BAÑO. Después de la tormenta, que el momento de llegar a tu casa sea la calma. Un baño de inmersión es lo más reconfortante en un espacio con tonalidades y texturas serenas.

Patrick Kingsley, autor del libro de viajes “How to Be Danish” (Como ser danés) afirma que el Hygge es una idea tan arraigada en el sentido de unión de los daneses, que para los extranjeros es muy difícil comprender su importancia histórica y social. Por su parte, la traductora danesa ToveMaren Stakkestad escribe: “Nunca se intentó que Hygge fuera traducido. La intención es que se sienta”. Susanne Nilsson es profesora de danés en el Colegio Morley de Londres y su curso incluye la enseñanza de Hygge a sus estudiantes. ¡Qué tal si incorporamos algo de esto en nuestros espacios cotidianos!

No Comments Yet

Comments are closed

Seguinos en nuestras redes!

+598 2600 9957
+598 9834 3636
doblealturadeco@gmail.com
El Dorado 80 - Parque Roosevelt
Canelones - Uruguay