Renovado efecto andaluz

Excepcional  intervención en una casa tipo “villa” de Andalucía, con vistas casi de 360 grados y el Mediterráneo como telón inigualable.

Se ubica en La Zagaleta, uno de los complejos inmobiliarios más lujosos de Europa, conformado en una urbanización escarpada a quince minutos de Marbella. La arquitecta peruana María Luisa Medina plasmó así en el sur de España una sorprendente reformulación y jerarquización de los espacios interiores a solicitud de los recientes propietarios de esta casa. Ellos, una pareja joven que al adquirir la propiedad totalmente embelesados por las vistas al Mediterráneo, no repararon en la funcionalidad para habitarla con niños pequeños. Descubrieron al mudarse el verdadero descuido de la casa y decidieron dar un vuelco no solo desde el punto de vista de las conectividades sino también estético.

La remodelación se basó en sentirla y vivirla más cómoda y moderna. A pesar de las grandes áreas se respetó la disposición espacial, pero nada quedó del mobiliario original. Se proyectó y plantilló a medida en cada habitación, con secuencias de bajo techos, artefactos de iluminación con carácter escénico, y aspectos de confort que fueron radicalmente sustituidos por nuevos estándares de vida en este tipo de residencias: calefacción radiante integrada, automatización y domótica.

Se plantearon interiores acogedores y modernos para revivir su  original espíritu andaluz.

La vista que va y viene, sin obstáculos, se prolonga desde lo más alto como dominándolo todo.

Con frente hacia el más allá. En cuanto a la envoltura, se mantuvo la teja original en las cubiertas de gran porte, la volumetría blanca ahora inmaculada, las macetas azules en las extensas galerías, todos indicios de seguir perteneciendo a la estirpe andaluza. Medina diseñó y supervisó la obra de principio a fin, desde muebles hasta acabados, de rincones del jardín a texturas, incorporando mobiliario de diseño de reconocidas marcas internacionales, según requerimiento de los dueños de casa.

Ingreso triunfal. En el hall de ingreso se colocó una lámpara suspendida de más de 2 metros  de diámetro. “Al colocarla nos dimos cuenta que podíamos crear un tercer nivel que serviría como estudio, desde donde se tiene una vista de todo el distrito hasta el mar. Lo revestimos en madera para dar calidez sin abandonar la majestuosidad. El cliente quedó encantado con esta formulación, incluso accedió a incluir al espacio un ascensor neumático, cilíndrico y transparente”, comenta la arquitecta Medina.  

La luz hace la escena. A la sala de estar se le agregó una chimenea y amplísimos sofás (B&B Italia), iluminación de pared que despoja todo cuadro que hubiese tenido la intención de instalarse allí. El empapelado sobre los paramentos laterales a la gran chimenea, están despegados de la pared original para crear un juego de luces con gran contundencia en piso y techo.  

Terraza al mar. Se cerró la pequeña terraza junto a esta sala con puertas plegables en vidrio y se creó un jardín de invierno. Los muebles de terraza Dedon, completaron el espacio, muy acogedor, la piscina tiene 17 metros de largo, y a la distancia remata la cascada que parte de ella y se funde en el lenguaje de los espejos de agua. La piscina ya existía y se habilitó al hacer la reforma, fue enmarcada con baldosas en pizarra y se incluyeron mosaicos tipo bisazza con diseño en degradé del blanco al plata.

El acabado estuco plata en las paredes del comedor, las hacen resaltar más del blanco aún, resplandor que sutilmente contrasta con los mueves (Molteni&Co).

  

Bajo las estrellas. El espacio en el sótano resultó finalmente bastante agradable en relación a la lugubridad original, se proyectó allí un home cinema, todo recubierto en textiles plata y negro, y cubierto con una simil bóveda con puntos de luz led simulando estrellas. “Los clientes amaron la casa, el sótano al que en un principio los niños tenían miedo de llegar se convirtió en su espacio favorito”, agrega Medina.

Niños y no tanto. El pasillo que conduce al sótano  fue convertido de hall en un pequeño espacio de relax, con un aparato Technogym, tv y videojuegos, y al igual que en la terraza el toque de color la aportan los sillones individuales.

Luminoso y de lujo. El baño del dormitorio principal tiene también el degradé en bisazza en sus paredes, se renovó completamente, incorporando el jacuzzi y un hamman (baño turco).

Especial agradecimiento a la Arq. Teresa Edwards, presidenta de DIPRAP (Asociación de diseñadores de interiores profesionales de Perú).
No Comments Yet

Comments are closed

Seguinos en nuestras redes!

+598 2600 9957
+598 9834 3636
doblealturadeco@gmail.com
El Dorado 80 - Parque Roosevelt
Canelones - Uruguay