Huerta en Casa

Es posible que no tengas tiempo, pero es probable luego del intento, que te hagas adicto a producir especies y hortalizas en tu propia casa.

Horacio García, Martín Fossemale, Pedro Young cultivaban sus huertas caseras durante 2011 y 2012, disfrutando mucho hacerlo. En sus charlas de amigos, comentaban entre ellos y con terceros los beneficios de esta noble acción. El comentario “qué bueno sería acercarse con lo que sabemos al resto de la gente” no tardó en llegar, y en 2014 reflotaron esa “vieja idea” bajo el nombre Huerta en Casa. Con entusiasmo, determinación y estímulo empezaron a ofrecer sus servicios a conocidos y amigos, más adelante se incorporó Martín Brum al equipo. De pronto, habíamos logrado lo que estábamos buscando años atrás, pasando de armar la huerta familiar en una casa a dotar de un espacio de autoservicio a instituciones y empresas”, asegura Horacio con orgullo.

Tuvieron todo para arrancar: las ganas, el respaldo técnico de sus carreras,  el potencial para transmitir lo que sabían y la convicción de fomentar el hábito por el consumo saludable. El resto vino solo, con gran demanda y con una excelente respuesta de su parte. Horacio es licenciado en Marketing, Martín Fossemale, estudiante avanzado de Agronomía, Pedro es ingeniero agrónomo y Martín Brum es estudiante de Diseño Industrial. Juntos ofrecen instalar la “Huerta en Casa” a través de la elección de variedades a plantar y un proyecto de diseño personalizado acorde a las características de cada espacio, sea en grandes jardines, pequeños espacios exteriores, patios urbanos, terrazas o balcones. “Llevamos la huerta con la tierra y plantas para sembrar en el mismo día. Previamente, se escogen las especies y variedades (de hortalizas, aromáticas, plantas medicinales, flores comestibles, entre otras) que se quiere sembrar y diseñamos su ordenamiento en el espacio, en planta, altura o ambas. A la semana o dos volvemos a verificar que todo se haya implantado bien. También nos encargamos del mantenimiento, lo que implica una, dos o cuatro visitas al mes”, explica Martín F.  

Sin límites de espacio

El gran desafío de este servicio es conjugar las características de un lugar y de sus propietarios para crear un tipo de huerta acorde, incluso en un apartamento sin balcón. “En teoría, nuestra única limitante es la luz. Es decir, es necesario que el lugar tenga acceso a sol directo, por lo menos unas horas. Nuestros diseños se adaptan a las condiciones de cada lugar, incluso al cariño de quien los atiende”, afirma Pedro.

Talleres en escuelas

Esta pujante sociedad del cultivo transgredió el ámbito comercial para llevar la huerta al espacio social de los más pequeños por excelencia: la escuela. El aporte fue mutuo. “A veces podemos visualizar los resultados y a veces no, pero confiamos en el aporte positivo en la educación del niño. Aquí hay dos cosas para señalar. La primera es el respeto por el trabajo propio y en conjunto con la clase, y la segunda es la concientización sobre la alimentación ‘más sana’. También vimos la facilidad o rapidez para aprender que tienen los chicos una vez que se les ha instruido en los quehaceres. Esto nos marca la pauta de que lo tienen incorporado en su ADN. Por último, creemos que también han aprendido sobre los ciclos naturales, es decir, los ciclos de la vida, con sus éxitos y fracasos, haciendo hincapié en el tan necesario desarrollo de la paciencia”, comenta Martín B.

La experiencia en casas de particulares también dejó un saldo positivo en lo que refiere a la generación de hábitos saludables. “Muchos nos consultan porque buscan orientarse hacia una alimentación más consciente, otros buscan tener una huerta porque ‘siempre quisieron una, pero nunca tuvieron tiempo’, y nosotros los apoyamos con ese empujón que les falta. Otros cultivaban en su infancia, y quieren hacerlo ahora con sus hijos. Otros, simplemente se atreven. Lo que todos tienen en común es la apuesta a una actividad para hacer en familia, y esto nos da muchísima satisfacción porque vemos felicidad”, concluye Horacio entre sonrisas.

“Para entrar en comunión con la Madre Tierra basta con un metro cuadrado, ganas de cultivar y por lo menos algunas horas de luz.”

Siembra todo el año

Existen especies o cultivos que son de estación; es decir, de invierno o de verano. De todas formas, muchas pueden ser cultivadas en cualquier momento del año, tomando en cuenta el clima y las características del lugar donde esté ubicada la huerta. Para este tipo de cultivo es necesario asegurar que el espacio esté protegido del frío y las heladas, entre otros factores climáticos. En este marco, hay especies adaptables a todo el año, como lechuga, acelga, rúcula, mizuna, kale y la mayoría de las hierbas aromáticas.

El erróneo miedo a la demanda

Hoy el tiempo no sobra, por lo cual las personas se preguntan si el tiempo que demandará el cuidado de la huerta será muy excesivo. Estos profesionales afirman que la dedicación es la misma que se requiere para el riego, destinando algunos minutos en forma frecuente. “Si dejamos que pasen unos días, al regresar quizás nos llevemos una sorpresa (buena o mala) y por lo general significará más trabajo a futuro. No quiere decir que no podemos dejarla un fin de semana, o una semana, ya que las plantas se adaptan a una infinidad de condiciones. Son muy nobles. Si les das, ellas te dan. Si les das más, ellas te dan más. Si no les das nada… ¿por qué habrían de darte?”, se preguntan los expertos.

Tips de Huerta en Casa

  • El riego es fundamental. Conviene que sea poco y frecuente. En verano es recomendable evitar las horas de mayor calor del mediodía y primeras horas de la tarde, preferiblemente a la mañanita o en la tardecita.
  • La cosecha es necesaria, ya que es parte del ciclo. La cosecha también es importante para la salud de la huerta y es necesario entenderlo así, ya que a algunas personas les cuesta tomar la decisión de cosechar porque aprecian la belleza del espacio antes de ese momento.
  • Poder controlar malezas y sacar partes enfermas o dañadas de las plantas que cultivamos habla de un correcto mantenimiento.
  • Saber observar el crecimiento e intervenir en el momento correcto es lo mejor. En cuanto a plagas y enfermedades, en verano la intensidad es mayor que en invierno. En esa época es necesario adoptar acciones con productos orgánicos o caseros. No hay necesidad de utilizar productos químicos o sintéticos.
Huerta en casa Uruguay
Quiero huerta en casa
No Comments Yet

Comments are closed

Seguinos en nuestras redes!


+598 2600 9957
+598 9834 3636
doblealturadeco@gmail.com
El Dorado 80 - Parque Roosevelt
Canelones - Uruguay