Los budas, más allá de la mitología

2a

Ya sea por creencia o simple gusto la figura de Buda se ha utilizado desde tiempos lejanos para decorar interiores y exteriores impregnados del ¨estilo oriental¨. Pero mucho antes los budas ornamentaban espacios ceremoniales y de culto, y lo siguen haciendo, en templos alrededor del mundo. De un tiempo a esta parte, la representación del buda en imagen o escultura, se ha tornado no solo en objeto de meditación sino que su presencia revindica una cultura milenaria que la decoración y el diseño de espacios convencionales adoptó como muletilla, sin reparar demasiado en agiornarlo al resto del ambiente, simplemente su presencia invoca algo para quien decide exhibirlo.  Es inevitable asociar esta figura (aunque no practiquemos budismo) con la buena energía, la paz interior y el bienestar en general, más allá de lo puramente estético.

2bI  2cD

Recientemente, tuve por primera vez la posibilidad de visitar un templo budista,  fue en Foz de Iguazú, y como sin dudas lo sean otros también, resultan ser lugares sorprendentes donde la representación de Buda no deja de maravillarte. Esto me hizo prestar atención, no solamente a las dimensiones, las secuencias, la escala y las relaciones espaciales de estos mágicos símbolos, sino cómo en restaurantes cercanos y algunas residencias particulares que visité en esa ciudad, incorporan tal simbolismo en una variedad de detalles, tomando colores, contrastes y protagonismos que merecen la pena detenerse por un momento.

Comparto solo algunos ejemplos de cómo incorporarlos en el diario vivir, tal vez cuando te dispongas al típico ¨cambio de lugar de muebles¨ en tu casa, pienses en algo especial para estas imágenes, y que comiencen a acompañarte desde otro lugar. Recursos hay varios: texturas de fondo, focos de luz, composiciones por color, vinilos, porta-accesorios, entre otros. ¿Con estos tips… te animás a ocuparte de ellos?

No Comments Yet

Comments are closed