¿Por qué menos es más?

Por Triana GAMARRA

La contaminación visual nos empaña la mente. Pasa con la sobredosis de carteles en la calle, pasa cuando “no tenemos que ponernos” con un placard que explota de ropa. También pasa en nuestra casa, cuando cada rincón está repleto y lleno de cosas o peor aún “cositas”. Así que hoy tomate el tiempo, observá y seguí estos pasos para limpiar tu espacio y darle valor a lo que realmente importa.  Si hay algo que saben los japoneses es de orden, no sé si realmente la casa de cada japonés es un ejemplo, pero Fumio Sasaki cumple con los requisitos.

¿Quién es Fumio Sasaki?

Fumio es un jóven minimalista de 38 años y precursor de este movimiento desde su Japón natal al mundo. Se convirtió en tal cuando lanzó su libro “Goodbye things: the new japanese minimalism”, respondiendo a simples preguntas, que todo sabemos las respuestas, pero nos tienen que recordar aplicarlas. Así que vamos a tomar varios #Tips de este nuevo gurú para calmar la mente y disfrutar de nuestro espacio en armonía.

Los tops del neo minimalismo

1 – Olvidate del “algún día”                                                                                                                                                                                                                                                                          Reconocelo, como ese jean que ya no te entra, hay cosas que NUNCA vas a usar, o decoraciones que ni siquiera recordás cómo llegaron ahí. Animate a soltar. Para no comenzar de una manera violenta, lo mejor es separar en dos cajas: por un lado la basura y por otro lo que podés regalar. Porque no te olvides que eso que vos no usás, otro lo puede disfrutar.

2 – Analizá cada objeto                                                                                                         

  ¿Qué peso material o emocional te llevan a conservarlo? Pero primero tenés que tener en claro que podés, sin culpa, tirar/regalar tus cosas.

3 – Empezá por la basura  

 Se puso de moda hacer lámparas con tarros de vidrio, o súper vasos con botellas. Pero no,la manualidad o quizás el tiempo no te lo permitió. ¡Tiralos!

 La cafetera que te regaló tu tía te da esa “cosa” tirarla, aunque no funcione pero no la llevaste a arreglar. ¡Tirala!                                                                                                                   Según Fumio, todo lo que no hayas utilizado en el último año, no debería estar.               Esto tiene sentido porque: pasaron las cuatro estaciones del año, nunca lo utilizaste y hasta que no leíste este artículo y te pusiste a ver lo que tenías, no recordabas su existencia. Así que, ¡TIRALO!

4 –  Espacios despejados, mente despejada.                                                                                 A veces nos dejamos llevar por las publicaciones de decoración, que como estas tienen espacios de lujo, con un montón de cosas divinas. Pero el secreto de estos espacios es que tienen lo necesario. No es obligatorio llenar cada rincón de la casa.                                         Los espacios abiertos no son espacios desaprovechados, son espacios que aportan a la paz de nuestra mente. Nos da la sensación de libertad permitiendo expandir la misma.

5 – La regla del uno x uno            

 No tenés que tirar toda tu casa, hacer una gran venta de garage ni nada por el estilo. Una vez que logres la limpieza deseada. Cada vez que compres un nuevo artículo aplicá la regla del uno x uno: un objeto llega, un objeto se va. De esta manera vas evitar recaer en la acumulación y vas a poder ver renovado tu ambiente y no como un rejunte sin sentido.

No Comments Yet

Comments are closed