Celebrar en el CAMPO

Las bodas al aire libre permiten dejar volar la creatividad, esa que se torna en adrenalina para los wedding planners, los decoradores y para los novios, ya que es la oportunidad de personalizar una celebración única en sus vidas. Son totalmente encantadoras además, porque ofrecen la chance de crear un ambiente mágico, fusionando detalles de ambientación del espacio (interior-exterior) con la propia naturaleza del lugar resaltada en la noche con un esquema cálido de iluminación. Por esta razón, cada vez son más los novios que eligen el estilo de las bodas campestres para su gran día, y esto abre un abanico de posibilidades en las materialidades a utilizar en el table-setting, en el mobiliario de los sectores de livings y mesas, en el altar, las flores, la vajilla y la tendencia del lettering y la ilustración (que llegó para quedarse), y no menor, significa plegarse al cuidado sanitario que aún sigue siendo una responsabilidad de todos. 

¿Cuál es el secreto para planificar la deco? 

Desde Las Moras hemos colaborado en la ambientación de numerosas bodas a lo largo y ancho del Uruguay y Argentina, siempre acompañando a los novios desde el comienzo de la planificación. Por eso es que les compartimos detalles a tener en cuenta para la organización, sin dudar en aconsejarles primeramente elegir una temporada en la que predomine el clima agradable para permanecer el mayor tiempo afuera. Es sabido que hoy día es bastante difícil pronosticar con tanto tiempo antes, no obstante, existen diferentes elementos para equiparar frescores otoñales o primaverales como por ejemplo los «fuegos de reunión», que tanto aportan a la decoración solucionando además la cocina a la vista. El verano es sin dudas la estación que podemos sacar más provecho para la celebración al aire libre.
1) Optar por la combinación de texturas y colores orgánicos. Es importante dar rienda suelta a lo fresco e improvisado más que a lo estructurado, o sea, a partir de una guía de estilo perseguir la sensación de que todo es muy natural. Si la ceremonia religiosa o civil se lleva a cabo en el lugar, entonces es ideal destinar un rincón y transformarlo en pintoresco, lograr que quede grabado en la retina de los novios y de los invitados, puede ser debajo de un árbol, debajo de un arco con troncos y ramas, o en un sector cercano a la pista, sin olvidar los pequeños detalles florales, apoyados o colgantes.
2) Reminiscencias del campo para la decoración de las mesas. Sea en la vajilla, los centros, el mantel.. o tan solo la servilleta, replicar la rusticidad campestre el lo distintivo. Lo que no queda duda es que el (o el conjunto de) centros de mesa son los que se llevan las miradas si logran transmitir el encanto a través de su diseño. Para este caso pueden ser jaulas, pedestales, botellas y/o damajuanas de diferentes tamaños llenas de flores naturales, por ejemplo: girasoles, margaritas, yerberas o rosas, incluso colocarlas en cajones de madera. Y atención que la tendencia viene de la mano del «multicolor», el contraste de flores con el follaje ha ganado terreno sobre el monocromo, incluso los recipientes coloridos y de diferentes materiales sobre la neutralidad del vidrio. ¡¡Es cuestión de animarse!! Así los pétalos rojos comparten con los rosas y los amarillos con los lilas sin problemas, siendo el verde (en sus diferentes tonalidades) el elemento que suaviza y naturaliza cualquier combinación.
3) Los objetos complementarios a veces adquieren un lugar protagónico. Podemos incluir otros elementos que puedan complementar la decoración, como mesas con bases de troncos, cubiertos y platos de madera, tarros de cristal labrado o copas de vidrio de grueso espesor (antiguos o imitación), servilletas de papel reciclado o de lino, sorbetes de papel e incluso utilizar vajilla con estampados florales.
4) Espacios integrados estéticamente pero diferenciados funcionalmente. Contar con este concepto para los distintos momentos de la fiesta es crucial para el éxito en el timing de la misma, y siempre la ambientación también juega un papel importante. Si bien las chacras y complejos de eventos están diseñadas para que se suceda una sucesión de instancias, desde el diseño de los espacios todas deben hablar en el mismo idioma y el estilo de decoración identificarse con la esencia del lugar, es decir como en el caso de esta boda, la estructura de rolos, las cubiertas de chapa, los decks de madera, las mesas de tablones sobre estructura de piques, en medio de galerías, cerchas, cañas, sin dudas recrean el ambiente campestre perseguido.
Podés ver más decoraciones e historias de celebraciones en el campo aquí.

Seguinos en nuestras redes!


+598 9834 3636
doblealturadeco@gmail.com
Montevideo – Uruguay