Compartir el DORMITORIO

La llegada de un hermanito/a trae muchos cambios en el hogar y no siempre contamos con el espacio adecuado. Si los niños tienen que compartir habitación, tendremos que rediseñarla para poderla adaptar a las nuevas necesidades y hacerla funcional y cómoda para ambos pequeños.

Para decorarlo sugiero apostar por los muebles blancos que se adaptan a todas las edades y otorgan amplitud y luminosidad, luego los combinaremos con accesorios y textiles de color, lo que nos va a ir permitiendo una renovación cuando lo necesitemos.

mueblesshiade.com

 

En esta nota encontrarás algunas ideas y consejos para que la tarea no se convierta en un desafío imposible:

Empecemos por las camas

Es de gran necesidad para los chicos dejar el mayor espacio libre posible entre el mobiliario, permitiendo un área de juego libre de obstáculos evitando golpes y dejando que el niño se exprese. Para lograrlo debemos ser ingeniosos a la hora de colocar las camas.

decora.com

En paralelo, en línea, camas perpendiculares, camas en nido, literas o cuchetas, todo dependerá del tamaño de la habitación. Las literas son la mejor opción si el espacio es reducido y más aún si se pueden diseñar de forma personalizada siguiendo el método Montessori como estas divertidas y originales casitas que vemos en las fotos.

Almacenaje y guardado

Aprovechemos al máximo el espacio de almacenamiento. No siempre podemos cumplir la regla de oro: “lo que no se usa se regala, lo que está roto se tira”, y cada vez son más los juguetes y prendas de vestir que acumulamos casi de una manera hermética en el armario.

Es importante no perder ni un centímetro, por eso los armarios con puertas corredizas son los más recomendables.

 

 

 

garabatosmobiliario.es
amareselmotor.com

En el espacio debajo de la cama se pueden confeccionar cajones, algo muy práctico sobre todo para guardar juguetes o ropa de cama. En camas paralelas también podemos incorporar un pequeño baúl de mimbre a los pies de cada una de ellas.

Cuando las cuchetas tienen una escalera en forma de estantería o en sus escalones se diseñan cajones, se aprovecharán esos huecos que de otra manera quedarían vacíos.

garabatosmobiliario.es
garabatosmobiliario.es

Saquemos ventaja al espacio aéreo a través de la incorporación de estantes o cubos que te permitan colocar objetos, libros o cajas y a través de una luminaria portátil para la cama, podremos prescindir de la mesita de luz.

Se pueden diseñar también muebles flexibles donde se integran las dos camas y un escritorio que cuando no se usa se guarda en la estructura.

Espacios identificados

Es clave lograr una convivencia armónica sin importar la diferencia de edad entre los hermanos. Para ello, cada uno debe tener un espacio propio con el que se identifique y sienta que le pertenece.

¿Cómo lo logramos? Identifiquemos los intereses y tareas de cada uno. En las paredes que delimitan la cama podemos colgar algún elemento, lámina o imagen que identifique al niño según sus gustos, de manera que él las pueda observar y se sienta a gusto y motivado, incluso hasta podría ser su nombre o una frase…

Otra opción es crear un rincón de lectura; almohadones, una linda alfombra y una mini biblioteca que contenga libros diferenciados según los intereses de cada chico.

pinterest/ karla paulina soto

Si son pequeños, parte de una pared y a la altura del niño, podría pintarse con pintura de pizarrón para que cada uno desarrolle su expresividad.

Como verán las opciones son infinitas y variadas que van más allá de los metros con los que contamos, es una cuestión de ingenio y originalidad ¡para que nuestro triunfo esté asegurado!

No Comments Yet

Comments are closed