El VACÍO como espacio inmortal

Pareciera que el tiempo transcurre a diferente ritmo para los espacios que para las personas. Lo seguro es que el espacio como tal, contenedor de sucesos a lo largo de su historia, prevalece mientras esté en pie la cáscara que lo define. No es el objetivo de este artículo centrarnos en el análisis formal de los espacios, sino profundizar en la inmortalidad de algunos de ellos, que grandiosamente la arquitectura ha concebido, y la magnificencia de la fotografía, sentida y conectada, captura momentos irrepetibles en la mayoría de ellos.

Esta mirada es la que el lente del fotógrafo Carlos (Chino) Pazos viene registrando desde hace algún tiempo, con la intención de rescatar la esencia (sin vivencia) de diferentes sectores o espacios interiores de emblemáticos edificios del Uruguay. Hasta el 15 de marzo de 2020 la soledad y la desocupación en algunos podría atribuirse a innumerables razones que los llevaron al desuso, no obstante, a tres meses de confinamiento de las personas en sus hogares, tanto el paisaje urbano como los espacios públicos y privados fueron inundados de vacío, un vacío colectivo silencioso incluso aterrador. Y ocurrió lo que jamás hubiésemos imaginado: ver lugares sin personas, sin latidos, sin vida.. y no solo por el cese de su vida útil. En este zoom de la realidad se basó el trabajo que Pazos tituló “Espacios vacíos”. A continuación compartimos tan solo una selección del total de la serie y un interesante mano a mano con el autor recorriendo su especial impronta entre el arte y la arquitectura.

Club Neptuno (Montevideo)
Jockey Club (Montevideo)
Sofitel Montevideo Casino Carrasco (Montevideo)
Shopping Nuevo Centro y Facultad de Medicina (Montevideo)

“Estas imágenes me hicieron reflexionar en cómo nuestra realidad puede cambiar de un instante a otro.”

Un interés específico en la composición, la seducción por el valor patrimonial, las luces y las sombras que se dibujan y desdibujan en función de la luz natural, fueron telones perfectos para un obturador conducido por un talento con mucha ponderación pero gran aplomo a la vez. “Espacios vacíos” muestra capturas de contemporaneidades vacías y antigüedades extraviadas, que por estos días dormitan fragmentadas en el desencuentro con la escala humana.

“Esta serie de fotos surgió viendo imágenes de calles vacías, museos vacíos, ciudades vacías, que mostraban los medios de comunicación durante la cuarentena. Esas imágenes me hicieron reflexionar sobre cómo nuestra realidad puede cambiar de un instante a otro. Eso me motivó a buscar en mi archivo fotos de lugares que tuvieron en el pasado momentos de esplendor y que hoy están abandonados, olvidados o en desuso, pero que todos de alguna manera aún conservan aquello que los hizo destacarse”, reflexiona Pazos, embebido en una detallada percepción fotográfica como línea de escape a su alterada rutina, como la de tantos otros observadores ciudadanos.

Argentino Hotel (Piriápolis)
Banco de la República Oriental del Uruguay, sede central (Montevideo)
Estadio Centenario (Montevideo)
Argentino Hotel (Piriápolis)

¿Aislamiento u olvido? “La fotografía reivindica y hace visible lo olvidado, y le adjudica nuevamente parte de ese valor perdido en el tiempo, convirtiéndolos en inmortales. En las fotografías que realizamos está nuestra historia, es nuestro espejo, estamos presentes desde el momento de la toma, en la elección del tema, del punto de vista, del encuadre, en la composición, y en la postproducción es donde reafirmamos con el tratamiento de la luz y el color la idea que quedó grabada en nuestro inconsciente”, reseña el fotógrafo.

La fotografía como gesto artístico de registrar el entorno que nos rodea otorga un valor al espacio, y viceversa. La vulnerabilidad queda al descubierto cuando el vacío se apropia del mismo, sea ante inesperadas situaciones como una pandemia, o tan solo el paso del tiempo que borra la vivencia del espacio por la ausencia del ser humano que le otorga sentido. Pazos encuentra el diálogo en esa desazón, traduce una línea de tiempo en cada captura, y logra resaltar una belleza que no se extingue, porque la nobleza así obliga.

Teatro Macció (San José)
Teatro Solìs y Administración Nacional de Puertos (Montevideo)
Buque Papa Francisco (Montevideo)
Radisson Victoria Plaza Hotel (Montevideo)
Aeropuerto Internacional de Carrasco (Canelones)

“Mi vínculo con la fotografía está estrechamente asociado a la arquitectura.”

De lo académico a lo pragmático. Carlos Pazos es uruguayo, fotógrafo profesional desde 1992 que abordó en su trayecto hasta la actualidad la fotografía de prensa, de diseño, artística, comercial, social y fotoreportaje para diversos diarios y revistas de Uruguay, Brasil y Chile. Comenzó como fotógrafo de prensa en el Diario La República y como fotógrafo de arquitectura en la revista Elarqa de Arquitectura y Diseño, ambas publicaciones uruguayas. Estudió fotografía en el Foto Club Uruguayo, además de realizar cursos de diseño gráfico en la Universidad Católica y de animación digital en la Universidad ORT, todas instituciones académicas en Uruguay.

Su vínculo con la fotografía nace precisamente con su formación en arquitectura “mi primer curso de fotografía lo realicé como estudiante, con la idea de hacer buenas fotos en el viaje de estudios que organiza la Facultad de Arquitectura (hoy FADU-UdelaR)”, comenta. Años después, obtuvo el cargo de fotógrafo oficial de dicha facultad, y en 1993 realiza el citado y tan excitante viaje vuelta al mundo, pero ya con un mérito en su mochila como encargo particular: la responsabilidad de ampliar y renovar el archivo fotográfico del SMA (Servicios de Medios Audiovisuales de esta casa de estudios, que existe hasta hoy dia y salvaguarda registros de suma trascendencia para la historia de la arquitectura uruguaya).

“La relación entre ambas disciplinas fue una constante en mi trabajo fotográfico, a tal punto que la formación de arquitecto está presente aún cuando no estoy fotografiando arquitectura”, reflexiona Pazos, dueño de una deformación profesional estética tan arraigada al propósito conceptual de cada encuadre como las asas en su cámara, testigo de un ojo entrenado y un sensato sentido plástico al que cualquier título queda relegado.

No menor es el ejercicio recurrente que realiza al enfrentarse a cualquier espacio a fotografiar: la reinterpretación de la intención del proyectista que una vez plasmó la obra en papel luego de sensibilizar su imaginación. El trabajo de Pazos en esta serie valora exponencialmente la esencia del espacio que tiene delante y la permanencia de la gloria que lo llevó a trascender, aunque no siempre sea fácilmente visible.

la secuencia de sus exposiciones prevee el proceso técnico de la digitalización, paso final del resultado fotográfico en esta serie que seguramente hace al observador enfocar en una espacialidad tal vez no percibida antes, a pesar de ser todos edificios de relevancia patrimonial con posibilidad de acceso a la mayoría.

Comenzábamos este análisis reafirmando la existencia de un espacio en tanto la cáscara que lo envuelve, a pesar de haber sido proyectados para ser habitados. Pero hoy no lo están, y ahí es donde este trabajo indaga en el rol de nosotros, los habitantes, en repensar acciones para que aquel brillo persista de alguna forma, en volver a ocupar lugares de sólida concepción, y que no sea solo la fotografía que dé cuenta de ello para recordarnos su existencia. O incluso, cómo espacios contemporáneos que nos son conocidos o de paso y fueron pensados para la vorágine y los ritmos actuales, también son hoy protagonistas del silencio. Pazos ha contribuido a alimentar esa memoria y traducir la realidad visual mediante otra forma de expresión.

Tiene en su haber exposiciones como “TAO” en la Fundación Pablo Atchugarry y en el Museo Zorrilla, “Palacio Salvo” en Discount Bank de Montevideo, “Cuestión de piel” (serie de tatuajes) en MAPI (Museo de Arte Precolombino e Indígena), y “Cuba revolucionaria” en Fundación Atchugarry. Ha trabajado y colaborado hasta el momento para distintos medios de prensa uruguayos como El PaísEl Observador, Brecha y BúsquedaLa Nación (Argentina)Folha de Sao Paulo (Brasil), las revistas uruguayas Galería, Caras y Doble Altura, para revistas extranjeras como Viagem eTurismo (Brasil), Revista D&D (Chile), y también para agencias internacionales como DPA, Reuters, AP, AFP entre otras. Actualmente trabaja como fotógrafo freelancer.

Todas las fotografías pertenecen al archivo personal de la Serie “Espacios Vacíos” de Carlos Pazos (2012-2020).

No Comments Yet

Comments are closed