Gestos en DOBLE ALTURA

Fotos | Romina PERESSINI


Una casa de verano, que
durante la construcción fue develando solidez y contundencia en su volumetría, exacerba su escala pero se vuelve muy vivible en un entorno verde, rodeada de pinos costeros.

La Casa Pendiente se ubica en un terreno esquinero de 870 metros cuadrados en el barrio privado La Residence, en la zona Cantegril de Punta del Este (Maldonado, Uruguay). En un total de 277 m2 construidos, incluyendo barbacoa y espacios exteriores, es una vivienda temporal, para el esparcimiento y goce constante de los espacios abiertos.

El diseño arquitectónico y de interiores estuvo a cargo de Viglione Proyecta, estudio de arquitectura con base en la ciudad de Canelones y dirigida por la Arq. Daiana Viglione, que desde 2016 ejerce en asociación con diferentes colegas. En 2019, esta casa fue culminada en conjunto con las arquitectas Luciana Viglione y Gianina Viñoly, con la colaboración del Estudio G+L y el asesoramiento de ingeniería a cargo de la Ing. Beatriz Picart.

Esta casa se impone volumétricamente a través de un fuerte vínculo entre el sector vivienda y el destinado a la barbacoa, unión que se materializa por un majestuoso alero en doble altura que unifica la imagen exterior desde donde se la mire, en particular desde el jardín se aprecia la forma de L que une los espacios más transitados de la casa y totalmente integrados: living, comedor, cocina, y parrillero. Todo esto sucede en la planta baja donde se encuentra además un dormitorio y un baño social, mientras que en la planta alta los espacios más privados definen otros dos dormitorios y un baño.

“Una casa siempre depende del buen gusto de quien la va a habitar”, afirma la arquitecta, que se valió de la libertad que le dieron sus clientes al solicitar formas diferentes y más jugadas, ideas propias de una joven pareja para su primera casa de refugio veraniego y de fin de semana.

Orientada al sur para aprovechar la brisa marina del Atlántico, la casa es la que define sus propias sombras durante la recorrida del sol. Sin embargo, la doble altura, que se vislumbra ya desde la llegada a la casa, fue un recurso que dio respuesta a un requerimiento puntual: el deseo de cómo se quería vivenciar la estancia en el living y su disfrute con apertura total hacia la piscina. “Al acceder a la casa uno encuentra dimensiones exageradas que se reflejan en la puerta pivote de la entrada, así como en la ventana gigante de la fachada principal, esto fue con la finalidad explícita de proporcionar una sensación de amplitud y pérdida de la escala”, subraya Viglione, al tiempo que enfatiza que el diseño partió de imaginar la doble altura en el interior de la casa, y de ahí se pensó hacia el exterior, categorizando el volumen con la funcionalidad de los diferentes espacios.

Las áreas sociales interiores se funden con las zonas ganadas al exterior que incluyen el fogón, la piscina con ducha exterior y la barbacoa respetando la pendiente del predio. “El volumen se define mediante la unión continua y descendiente de la vivienda en dos plantas hacia la barbacoa en un nivel”.

 

Una casa siempre depende
del buen gusto de quien la va a habitar.

 

La barbacoa. En cierta forma es el alma mater de la casa y oficia también de apartado para visitas, ya que cuenta con otra cocina y un dormitorio de huéspedes con baño completo. Es el único sector de la casa que tiene un solo nivel en altura, engarzado exteriormente por un elemento en forma de U invertida (pórtico), con apariencia de madera, para enfatizar que allí sucede lo principal de la vivencia exterior de la casa.

Plásticamente, el blanco sobrio y puro contrasta con los elementos que reinterpretan la madera, la dureza del primero encuentra calidez en el contacto con la estética maderera aplicada en tres diferentes gestos que siguen la clara geometría del resto de la casa: el pórtico que envuelve un muro exterior con la barbacoa, el marco saliente que delimita el ventanal principal, y el revestimiento de la estufa (de combustión tradicional a leña y chimenea metálica).

Tanto exterior como interiormente el revestimiento con estética de madera resulta de la utilización de un siding (de Uruframe), que imita veta y aspecto de este material (textura producida en base a una mezcla homogénea de cemento, cuarzos, y fibras de celulosa, que a través de un proceso de fraguado en autoclave garantiza una excelente estabilidad dimensional). Esto logra superficies inalterables e incombustibles, incluso mayor resistencia a condiciones climáticas desfavorables. Al ser una casa vivida estacionalmente por sus dueños, el mantenimiento fue un aspecto decisivo a la hora de definir materiales, y por esto, el siding hizo posible la utilización de los diferentes espesores disponibles según la superficie a revestir y las teminaciones deseadas.

El proyecto de arquitectura incluyó todo el diseño interior de la casa. El microcemento fue el distintivo y a su vez la terminación que logró dar ligereza y durabilidad a las superficies en cocina, baños, barbacoa y a todos los pisos. Este deja entrever del hormigón su rusticidad, cuya terminación lustrada es muy amigable para mantener cuidada una casa que no tiene residencia permanente, y cuyo aspecto contemoporáneo le otorgará vigencia por un buen tiempo.

Living exterior. Nuevos tipos de encuentro propiciaron el diseño de nuevas instancias resueltas a través del espacio, haciendo que la casa pase a gestionarse y funcionar de forma diferente, por ejemplo, con todas sus aberturas abiertas para optimizar la correcta circulación de aire como medida sanitaria. Atendiendo a la necesidad de reunión más bien afuera, un zócalo de hormigón rodea el fogón y sirve de asiento en torno al mismo, conectado a la piscina pero opuesto a la barbacoa, lo que suma más chances de propiciar “fuegos de reunión”, como parte de una tendencia instaladísima en aquellas residencias con espacios abiertos y área considerable para compartir momentos amenos a cielo abierto. ■

 

www.viglioneproyecta.com

Seguinos en nuestras redes!


+598 9834 3636
doblealturadeco@gmail.com
Montevideo – Uruguay