PATIOS que entrelazan vivencias

Fotos Marcos GUIPONI

En La Tahona, uno de los barrios privados de mayor crecimiento en Canelones (Uruguay), el estudio Bas & García Arquitectos estuvo a cargo del proyecto de arquitectura e interiorismo de esta casa ubicada en una de las zonas altas del fraccionamiento, particularmente en un terreno irregular y junto a un arroyo, naturalmente rodeado de parque y visuales hacia todas las direcciones.

 

La condición volumétrica que los arquitectos Victoria Bas y Juan García Laredo plasmaron en esta propuesta indica un sensato estudio conceptual entre fachadas e interiores, donde las superposiciones de planos verticales, contundentes en su materialidad y ubicación, lograron una mayor privacidad hacia el interior de la casa en la planta baja, y generaron patios y pasos visuales entre las diferentes áreas, como por ejemplo, el acceso con el comedor y el servicio con la cochera. La recorrimos y charlamos con sus autores.

 

Entramado de PATIOS 

La planta fue trazada a partir de dos ejes: uno vertical y otro horizontal. Ambos arman un entramado de patios dentro de la planta baja y funcionan a partir de uno central, otros perimetrales acompañan la composición. La casa, desarrollada en 315 m2, dio respuesta a dos requisitos principales en cuanto a su programa: la resolución de la vida cotidiana y privada de la familia que la habita, y las condiciones espaciales para una vida social de reuniones familiares en las áreas comunes de la casa. Para ello, se dividió el sector privado de servicio, cocina, playroom en el ala derecha, y el sector del living y comedor en el ala izquierda de la casa, conectados por el hall de distribución.

 

El manejo volumétrico de los patios y sus interconexiones es muy destacable en este proyecto, porque el contacto directo con la naturaleza fue vital desde el relevamiento del predio, el proyecto en el papel y en la construcción. “Creemos que más allá del parque de la casa dado por los perímetros naturales del terreno, se pudieron generar situaciones muy interesantes con patios “semi” privados e internos, para enriquecer las vistas interiores y la articulación de los distintos ambientes / volumetrías de la arquitectura de la casa. Establecidos los ejes fuimos “pinchando” los planos y decidiendo donde queríamos colocar y/o generar estos patios internos, se iban dando naturalmente o por medio de recursos como el paredón de acceso. El punto neurálgico es el patio central, desde allí se articula la casa”, detalla Victoria Bas. El proyecto de paisajismo, que estuvo a cargo de Beatriz García Laredo, quien actuó en consecuencia y en conjunto con los lineamientos del proyecto edilicio.

 

A la hora de proyectar, las necesidades de un matrimonio con 3 hijos chicos pasaban básicamente por una casa que lograra maximizar el contacto con el entorno y la naturaleza para la vida cotidiana de los pequeños. Así nació la idea de generar “cuadros”, definidos por el diseño de los enormes ventanales que fueron proyectados (2.5 metros de ancho), los que permiten obtener una planta baja bastante permeable entre el interior y el exterior. “El hecho de valernos del diseño de ventanales y aberturas para que la casa no perdiera sus matices privados en contraposición con las fachadas públicas fue un buen desafío, que lo hemos resuelto además por medio de un paredón bien rígido, en piedra y en paralelo con la fachada principal. De esta manera no solo logramos patios semicubiertos, internos y privados, sino una arquitectura mucho más introspectiva, en donde el usuario tiene un protagonismo mucho más enriquecedor hacia el interior de su casa”, comenta Juan García Laredo, defensor de generar conexiones con sentido en los espacios residenciales y poder enmarcar las vistas naturales del terreno como cuadros en las ventanas mismas.

 

“Nuestro foco siempre parte desde el diseño, los detalles y el vivir la arquitectura de una manera muy pensada. Nos interesan principalmente clientes que quieran llevar al máximo sus proyectos”.

 

 

EFECTO rústico que suaviza las superficies 

Es una casa con materiales nobles y simples. Se utilizó el hormigon a la vista encofrado con listones de madera cepillada para los cielorrasos interiores, piedra para las chimeneas exteriores y vigas IPN de 18 para las pergolas exteriores, cuyos cielorrasos son de palos de madera de Eucaliptus de 6 cm. de diámetro. La fachada exterior tiene un tratamiento con revoque cementicio artesanal basado en una paleta de color clara y neutra para resaltar el lenguaje contemporáneo, pero a su vez con matices rústicos. El objetivo de la elección de esta materialidad fue concreto: que la casa envejeciera correctamente con el pasar del tiempo y requiriera en general de poco mantenimiento. 

 

Este concepto del “correcto envejecimiento” que bien define esta dupla de arquitectos argentinos, pone sobre la mesa un tema recurrente en la tarea profesional de la arquitectura, el ejercicio de confiar en el proceso y la inmortalidad de una intención plástica en virtud de mantener espectacularidades atravesadas por las inevitables inclemencias del clima.

 

Ellos lo resolvieron conceptual y materialmente para una pareja joven y firme en sus deseos que solicitó “una casa para ser bien vivida, que envejeciera naturalmente con el tiempo y sin estar pendientes de su mantenimiento”, explica el arquitecto reconociendo que por tal motivo el vínculo con el cliente fue de mucha sinergia en ese aspecto. No obstante, ese efecto rústico que suaviza las superficies es un recurso bastante utilizado por este estudio “lo priorizamos a la hora de diseñar, no nos quedamos únicamente en el planteo del layout del proyecto sino que hacemos mucho incapié en el detalle de las terminaciones y sus características. En cuanto a la imagen exterior se definieron tres esenciales que son los que resuelven el 98% de las fachadas: piedra de cantera local para las chimeneas y estufas a leña, revestimiento cementicio llaneado a mano para todas las fachadas, y vigas de hierro para la estructura de las pérgolas exteriores. De esta manera y con estos materiales minimizamos al máximo el mantenimiento natural de la casa respecto a su revestimiento, ya que estos tres materiales tienen una excelente respuesta al desgaste natural del tiempo”, agrega la arquitecta.

 

En cuanto a la vida cotidiana en esta casa, el hogar y la parrilla fueron puntos neurálgicos para su diseño. El equipo proyectista que también asesoró en los dispositivos de consumo y servicios, consideró el alto costo de energía eléctrica en Uruguay y contempló una estufa en el living de importantes dimensiones. Desde allí se mantiene un fuego prendido durante una gran cantidad de horas al año, y es a su vez el punto de encuentro más frecuentado dentro de la rutina de la casa.

En el parrillero, se planteó un esquema con grandes posibilidades de expansión conectando el playroom a la cocina, para disponer de varios metros de contacto durante cualquier evento social o familiar con niños, mientras disfrutan del jardín o el interior, y a su vez un fácil acceso a la cocina mediante una gran puerta de lapacho, embutida en las paredes que conecta cocina y espacio exterior mediante el playroom.

 

Los detalles particulares del diseño interior y la decoración fue mérito en parte de los propietarios que quisieron plasmar anteriores experiencias rescatando objetos y mobiliario de los diferentes países donde les ha tocado vivir y trabajar. “Cuando empezamos con el proyecto, nos involucramos tanto en la arquitectura general como en el interiorismo, y nos fuimos ocupando junto con los propietarios, de ir encontrando un lugar único para cada pieza, hay de México y Colombia, artesanales y generadoras de un eclecticismo muy especial, entre lo despojado representado por una arquitectura simple y contemporánea con colores neutros a estas piezas de muebles u objetos con un nivel de trabajo manual increíble, contraste conocido entre la simpleza de la arquitectura y la complejidad de las piezas. En cuanto al mobiliario interior en general, nosotros diseñamos un gran porcentaje de los mismos y algunos otros los compramos en el circuito de tiendas de mobiliario y equipamiento en Carrasco”, agrega el arquitecto confirmando lo que muestran las fotos, ritmos estéticos y sutiles elecciones que acompañan las proporciones entre llenos y vacíos de las paredes.

En la planta superior, el área para los tres dormitorios requería la mayor privacidad posible en cuanto a la vida cotidiana de los padres y los niños. “El sector de los adultos está separado por un hall de distribución del de los niños, oficia de “fuelle” entre ambos, y se proyectó en él un espacio equipado con escritorio de trabajo para ser usado por cualquiera de los habitantes de la casa”, agrega Bas.

 

Bas & García se enfoca tanto en arquitectura residencial como comercial y de retail. En esta última, plantean sus proyectos desde la concepción al cambio de imagen, o un refresh de marca que implica repensar los espacios, las materialidades, el cómo se exhiben los productos hasta la nueva imagen de una grifa. Actualmente el estudio aborda proyectos de vivienda particular en Mendoza y en Miami, locales comerciales en Chile, además de los encargos residenciales en Uruguay que están en fase de proyecto y le siguen a este primero ya consolidado por Saéz Delbene Constructora, todo gestionado desde su sede en Buenos Aires. Actualmente el foco del trabajo está puesto en el área residencial, dado que en el contexto actual es el más demandante.

 

Por más información  estudio@basygarcia.com / https://www.basygarcia.com/

No Comments Yet

Comments are closed